Convivencias formativas

Aprender puede ser también una fiesta. Un momento de complicidad y colaboración. Un momento en que padres y maestros se tomen de las manos para avivar la magia de crecer. Una fiesta tan colorida y placentera, que apenas se perciba el efecto formativo del instante.

El modelo educativo de nuestra institución es muy claro al respecto: hay que procurar por todos los medios que la escuela sea un lugar al que nuestros alumnos, sus hijos, asistan cada día con mucho gusto. Una experiencia que en nada se parezca a esas otras, en las que la sola idea de ir a la escuela es motivo de ansiedad y nerviosismo.

La semana de clases no debe ser un túnel oscuro entre dos espacios de luz (los fines de semana). Debe, por el contrario, ser un espacio abierto en el que la emoción de convivir, la satisfacción de aprender y de superar sanos desafíos, renueven día a día la pasión por aprender y el placer de convivir.

Hace un par de días se llevó a cabo, en nuestro preescolar, la Nutriolimpiada. Organizada por el departamento de educación física, contó no sólo con la colaboración de los maestros académicos, de artes y de idiomas, sino, sobre todo, de los padres de familia, quienes al lado de sus hijos participaron en las diferentes actividades.

Ahí estuvieron los maestros disfrazados de frutas y verduras, representando su efecto sanador en personas habituadas a productos chatarra. También los niños probando su fuerza y resistencia, al cruzar el arenero colgados con ambas manos del bambú que sus padres sostenían. O la carrera de lo más pequeños corriendo y riendo con su fruta -perseguidos por sus padres-, hasta llegar y demostrar su puntería encestándola en una boca de cartón . O el juego de equilibrio en que los niños hacían un trayecto de ida y vuelta, sin que cayeran los vasos con agua que llevaban en charola.

Una verdadera fiesta entre jardines. Un convivio formativo.

¡Súmate a este esfuerzo! Con tus palabras y con tu ejemplo, brinda a tus hijos fiel testimonio de que aprender forma parte de la alegría de vivir y de convivir.