Nuestro proyecto

Nuestro proyecto: pequeños grandes detalles


Desde su fundación, Educar+e ha querido ofrecer a nuestros alumnos una atmósfera armoniosa y estimulante. Un lugar en el que, día a día, tengan el hallazgo de nuevos rincones y tesoros que, con sus múltiples voces, les sepan hablar de nuestra filosofía. El talento de muchas personas ha permitido construir el particular entorno de nuestra escuela, único en nuestra ciudad.

¿Cuáles son algunos de estos pequeños tesoros?
• La pieza “El dinero crece en los árboles”, en la que nuestros alumnos descubren con sorpresa monedas incrustadas en viejos troncos. Esta obra fue concebida y realizada por el artista mexicano nacido en argentina, Lewis Kant.
• La imponente presencia de nuestro gimnasio de duela, diseñada por el arquitecto Enrique Norten, de trayectoria internacional.
• El escenario al aire libre, presidido por un talud vegetal, adornado de flores y circundado por jacarandas y tabachines, denominado “El ojo del arte”, testigo de todo tipo de eventos, ceremonias y encuentros.
• La textura cálida y a un tiempo fresca y ecológica de nuestras construcciones de adobe.
• La imponente presencia de “los gigantes”, altísimos eucaliptos que desde siempre habitan estos parajes y que dieran nombre a “La gigantera”.
• Una combinación tal de arquitectura y vegetación, que nos hace evocar, no sólo a nosotros sino a muchos de nuestros visitantes, la experiencia de estar en un pueblo mágico escondido en el bosque.
• El Salón de Octubre, mismo que en su momento sirviera de cobijo para diferentes actividades artísticas propias de las Fiestas de Octubre, y que desde entonces ha albergado todas las creaciones y presentaciones que nuestro departamento de arte organiza a lo largo de cada ciclo escolar.
• Finalmente, no podemos dejar de mencionar, por ser motivo del interés y del afecto cotidiano de nuestros niños, la presencia de aves, tlacoaches, gatos, conejos, gallos y gallinas, que colorean pintorescos el paso de nuestros días.


Educar+e es, sin duda, un proyecto que sabe hablar con los idiomas de la naturaleza, el espacio, la arquitectura y el arte, gracias al talento de quienes forman y han formado parte, a lo largo de sus 21 años de existencia, de nuestra comunidad.